¡Una voz monótona no se vende en hablar en público ni en ningún otro lugar por ese asunto!

Hablar en tono monótono es más que un problema. Es aburrido. No hay otra manera de decirlo. El problema con una entrega monótona es que pone a su audiencia a dormir y lo hace muy rápidamente. Si los actores hablaran en tono monótono, la televisión y las películas no serían una de nuestras mejores formas de entretenimiento. El otro problema…