Una breve historia de hablar en público

Hablar en público es una de las formas de comunicación más antiguas conocidas por la humanidad. El concepto de hablar en público es extremadamente importante. El primer manual para hablar en público se escribió alrededor de 4500 a. C. por la gente del antiguo Egipto. Hablar en público fue el primer proceso de comunicación de masas conocido. A lo largo de la historia, las civilizaciones dependerían de oradores poderosos y elocuentes para informar, aprobar leyes y elevar al público.

Las naciones antiguas como India, África y China usaban hablar en público. Las culturas aztecas y centroamericanas y sudamericanas usaban sistemas para hablar con grupos masivos. Instalarían "retransmisores" donde los "repetidores" repetirían lo que se decía.

En Grecia y Roma, hablar en público se convirtió en principal y más integrado en las posibles culturas. Los griegos y romanos lo usaron como una forma de educación. Hablar con grandes cantidades en un grupo era un lugar muy común. Aristóteles y Platón solían enseñar filosofías, matemáticas e historia frente a los ansiosos oyentes.

Imagine ser capaz de teorizar sobre cosas profundas y significativas y no poder explicar o hablar sobre esas cosas debido al miedo o alguna otra razón. La pregunta que me haría es esta, ¿cuál sería el punto de pensar realmente sobre un tema, llegar a conclusiones y no poder contarle a nadie de manera efectiva al respecto?

La historia proporciona excelentes ejemplos de técnicas de resolución de problemas que funcionan para la humanidad. Hablar en público no es diferente; los pueblos antiguos lo valoraron, lo enseñaron y lo practicaron. Tú y yo deberíamos aprender de su ejemplo. Las razones prácticas pueden alentarlo a convertirse en un mejor orador público. Las promociones laborales a veces dependen de hablar en público y del coraje que se necesita para hablar en público.

Conduciendo a una cita la otra mañana, me senté en mi automóvil en un semáforo y noté un parachoques. "Habla incluso si te golpean las rodillas" es lo que decía esa pegatina. Pensé, "¡Guau!" Nunca lo pensé de esa manera. Quizás esa sea una manera perfecta de decirlo. ¡La gente a lo largo de la historia lo hizo y tú también puedes!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *